Traductor

Imágenes en sus libros

  • Imagenes
  • Imagenes
  • Imagenes
  • Imagenes
  • Imagenes
  • Imagenes
  • Imagenes
  • Imagenes
  • Imagenes
  • Imagenes
  • Imagenes
  • Imagenes
  • Imagenes
  • Imagenes
  • Imagenes
  • Imagenes
  • Imagenes
  • Imagenes
  • Imagenes
  • Imagenes
  • Imagenes
  • Imagenes
  • Imagenes
  • Imagenes
  • Imagenes
  • Imagenes
  • Imagenes
  • Imagenes
  • Imagenes
  • Imagenes
  • Imagenes
  • Imagenes
  • Imagenes
  • Imagenes
  • Imagenes
  • Imagenes
  • Imagenes
Sin título Nueva Edición de "La Casa de los Muchos". Publicación Digital Gratuita de la novela, disponible en esta web en formato libro electrónico en formato pdf.
Los Proscritos PDF Imprimir Escribir un correo electrónico
Viernes, 20 de Agosto de 2004 12:11

LOS PROSCRITOSAceituneros

ISBN 13: 978-84-85276-03-5
ISBN 10: 84-85276-03-5
FECHA EDICIÓN: 05/ 1976
PUBLICACIONES: ESCUDERO
DESCRIPCIÓN: 98 PÁGINAS 11X17 CM
ENCUADERNACION RUSTICA PORTADA 1ª EDICIÓN ROJA, SEGUNDA EN NEGRO
MATERIAS: 821.134.2-1 - LITERATURA ESPAÑOLA. POESÍA
PRECIO: 0,66 €
 
Sebastián Cuevas, poeta de silencios, que arrancó en la otra poesía, la social, la comprometida alternativa cordobesa de los años cuarenta que supuso la revista "Arkangel". escribió "Los Proscritos" que se situa en los años del franquismo y es un intento de asumir la voz de un pueblo infrecuentemente oido, es un libro de poesía cargada de dolor que evoca en ocasiones la producción de León Felipe o la de Neruda. Para los que tuvimos la suerte, más que la desgracía, de vivir el fin de la dictarura nos resultará más facil contextualizarla, para las hijos de la democrácia quiza resulte complejo enterder la falta de libertades que los poemas ponen en evidencia. Resultaría dificil emocionarlos desde la poesia social. En aquellos tiempos, las tertulias literarias suponián un resquicio valiente, casi heroico para la contestación al régimen. La poesía es un arma cargada de futuro. La Poesía es un instrumento, entre otros, para transformar el mundo  (Gabriel Celaya)

El libro empieza con la siguiente dedicatoría:

A mis hermanos naturales,

los pobres,

los obreros,

los proscritos.

Y sigue con unos versos de León Felipe

¿Por qué habeis dicho todos

que en España  hay dos bandos

si aquí no hay más que polvo?

 El primer poema se titula "Prisión Preventiva", el segundo "Concienciador" sigue con "Memorial de mi mismo" en el que recupera su horfanda temprana y el peso del  hambre en la dictadura. Este poema acaba como sigue:

¿Quién reinvento las hambres absolutas

cuando se esta en edad de ir a las colas del carbón y el parvo racionamiento exigüo

y asistió  al dogmatismo imperial de la espada?

¿Quién tuvo la lengua cuarenta años prisionera?

¿Quién la mente cautiva?

¿Quien llegó al espejismo

de ser feliz en mitad del terror?

¿Quién leyó al dictado?

¿Quien escribió al dictado?

¿Quién estudio el texto del caudillaje

desde el dogma del honesto Don Luis Sanchez Agesta?

¿Quién temió pecar con un beso?

¿Quien temblo en la oscura ventana del confesionario?

¿Quién supo que pensar era delito?

¿Y quien, en fin, creyo que un clamor fugitivo

en la tenebrosa noche total de su vida

era ya el alba, ya el despertar, la luz,

y luego vió abatido, la dimensión exacta de la estrella,

tan distinta del sol, único que calienta a los muertos

y nutre a los vivos?

(Continua en el poema queriendose reinventar Sebastián a si mismo, ya padecía el cancer de vejiga que le cegó la vida y que le hacía sangrar frecuentemente por vía uretral)

Ahonda en tus raices, arranca con tus manos

tu carne en podredumbre y lanzala a quién sea

autor de la penúltima proscripción de tu vida,

ese dolor, lombriz, que te está corroyendo

y que, por hombre, escondes, como un estornudo,

como un erupto, un bostezo o cualquier otro nimio

e inadecuado gesto.

Job, tú, yo, Sebastián, tan proscrito,

que sólo

la dulce bofetada de la voz de tus hijos

te retiene en la liria de sus brazos,

mejor no te reinventes, por si no te creyeran.

El libro de dedica a obreros, labradores, sindicalistas, oficinista, proscritos todos y ademas de dedica unos sonetos a sus pintores coetaneos favoritos, Aguilera Amate, Rafael Zabaleta y Rafael Orti, cierra con unas "Decimas a la razón de mis guerras"

Me huelgo con el trabajo

y en la huelga me fatigo

porque el mayor enemigo

de los pobres en su guerra

es el fruto de esta tierra

menos pan, cuanto más trigo.

Tengo el sol que es gratuito

tengo el amor de mi gente

y en brazos llevo una urgente

pasión de elevarme en grito.



Add this page to your favorite Social Bookmarking websites
 
LAST_UPDATED2
 
© 2008 Sebastian Cuevas | Desarrollada en Joomla! GNU/GPL.